Ya sea por motivos de negocios, por diversión o por motivos familiares, todos de vez en cuando tenemos que viajar. Desde un viaje de una noche hasta esa aventura de un mes en el extranjero, es mucho lo que hay que empacar: productos de baño y de belleza, ropa, cargadores, y su Kindle/iPad/Switch. Sin embargo, hay un tema que mucha gente pasa por alto hasta que ya es demasiado tarde: la nutrición. En el alboroto de hacer las maletas, es fácil olvidarse del hambre hasta que ésta ataca.

En lugar de percibir la comida como solo una complicación más cuando sale de casa, es momento de ver la nutrición como una herramienta que le ayudará a mantenerse lleno de energía durante su viaje. Veamos cinco consejos para comer saludablemente cuando viaje.

Consejo #1: Lleve sus alimentos básicos / Compre cuando aterrice

Cuando sueño despierto acerca de mis próximas vacaciones, me encanta pensar en toda esa comida deliciosa y decididamente poco saludable que voy a saborear. No hay nada de malo en esperar ansioso esa comida extravagante, pero es importante equilibrarla con nutrición “esencial” para mantener el cuerpo bajo control. Considere los alimentos que come frecuentemente. ¿Cuáles son los más saludables? Asígneles puntos extras si no requieren refrigeración. Para mí, son las almendras tostadas y los huevos. Prepare una lista de alimentos por comprar cuando llegue a su destino y compre todo lo que sea razonable para su estancia.

Otra cosa en la que debe pensar es en la cantidad de gente nueva, y los gérmenes, con los que entrará en contacto. Incluso si no va a volar (y especialmente si lo hará), dele a su sistema inmunológico apoyo adicional con un suplemento como Booster C 600™, formulado con el exclusivo complejo Poly C® de USANA para aportar mayores niveles de vitamina C.* No hay nada peor que enfermarse el primer día de un crucero bañado por el sol.

Consejo #2: Disfrute de la cocina local fresca

Una de las mejores partes de conocer un lugar al que nunca antes ha ido es darse la oportunidad de probar la cocina local. Frutas, verduras, quesos, carnes, todo con su estilo local único. Evite el McDonald’s y vaya a un restaurante local o, si tiene tiempo y cuenta con lo necesario, vaya al mercado local para surtirse de ingredientes frescos para preparar sus propios alimentos.

Por supuesto, va a comer y a beber cosas que están un poco, o un mucho, fuera de la norma. Esto puede dar al traste con la biología de su estómago, provocando una incómoda inflamación temporal y otros problemas digestivos menores. Yo siempre llevo USANA® Digestive Enzyme para ayudarme a mantener la salud de mis intestinos y, con suerte, evitar la terrible sensación de “ballena varada” que queda después de comer, ¡especialmente si va a comer en la playa!* Incluso en viajes de negocios, debe evitar la incomodidad de un estómago que ruja durante su taller.

Consejo #3: Divida las comidas u ordene solo la mitad de la porción

La mayoría de los viajes implican comer fuera a menudo, lo que puede representar un descanso de la cocina. Y bueno, además hay que vivir un poco, no se trata de comer saludable todo el tiempo cuando está de viaje. Muchos restaurantes son famosos por servir porciones más grandes de las que la mayoría de las personas comería en una sola comida. El problema es que, biológicamente hablando, no nos sentimos realmente llenos sino hasta 20 o 30 minutos después de comer, razón por la que resulta tan fácil excederse.

• Beba agua 10 minutos antes de comer. Esto ayudará a acelerar la sensación de saciedad cuando coma.
• Si es posible, pida solo la mitad de la porción. Tal vez no ahorre mucho dinero, pero es mejor que excederse.
• Comparta la comida con alguien más de su mesa. Solicite un plato extra para que sea más fácil dividir el platillo.
• El último consejo, y uno que sigo con frecuencia, es pedir una caja para llevar al momento de le sirvan la comida. Divido la comida y me comprometo a comer solo la porción que queda en el plato. Si la pido después, ya me habré comido dos terceras partes del platillo y definitivamente comeré más antes de que la caja llegue a la mesa.

Consejo #4: Coma colaciones con frecuencia

Manténgase alimentado a lo largo del día para evitar darse un atracón. Coma colaciones que lo mantengan satisfecho y que tengan un alto contenido de proteínas. Beba mucha agua y una porción de nueces, moras, queso u otros alimentos naturales que lo mantengan satisfecho entre comidas para que se sienta bien. Si decide optar por algo procesado, como la carne seca, asegúrese de que sea del tipo saludable.

Ideas de colaciones para cuando viaje
• Nueces tostadas sin sal
• Fruta seca o fresca (las uvas congeladas son una colación deliciosa)
• Carne seca
• Queso en tiras
• Chips de kale (¡vea abajo nuestra receta para prepararlos!)
• Pimientos dulces
• Proteína en polvo (manténgala sin refrigeración y solo agregue agua o leche)
• Agua de limón
Recomendación: Lleve todo en su BlenderBottle® ProStak™

Consejo #5: Utilice el índice glicémico

En un mundo perfecto, su cuerpo reconocería que está en “modo vacaciones” y ajustaría su modo de usar los alimentos que usted consume para tener energía. Debido a que éste definitivamente no es el caso, es importante reconocer qué tipos de alimentos le ayudarán a sentirse bien cuando está de viaje y cuáles le producirán cansancio y falta de motivación. Un factor a considerar es el índice glicémico, que determina cuánto afecta sus niveles de azúcar un alimento en particular.

Los alimentos procesados, como el pan blanco, el arroz blanco, las bebidas gasificadas y las uvas pasas provocan un agudo incremento, y luego el desplome, de los niveles de azúcar. Otros alimentos, como la avena, la mayoría de las frutas, los cacahuates y las zanahorias provocan un aumento más constante en los niveles de azúcar, lo que significa un nivel de energía más consistente a lo largo del día. Nuestro mismísimo Matt Jaggi escribió un gran artículo en el que detalla todos los “sí” y los “no” que hay detrás del índice glicémico.

Consejo adicional: De vuelta a casa

Incluso las más fascinantes aventuras llegan a su fin. Cuando es momento de regresar a casa, lo que usted beba y coma durante sus últimas horas de viaje podría influir en cómo retome usted su rutina diaria. Algunas personas intentan combatir el desfase horario bebiendo grandes cantidades de café para tener más bríos el último día del viaje. La cafeína tiene una vida media de cinco a seis horas en promedio, lo que significa que usted va a estar todavía sobreestimulado al final del día.

Viajes saludables, amigo

¿Qué consejo cierto y probado tiene para no perder de vista la salud cuando se viaja? Comparta abajo sus comentarios

*Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la Administración de Fármacos y Alimentos. Estos productos no tienen como fin diagnosticar, tratar, curar ni prevenir enfermedad alguna.

This post is also available in: Inglés

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *