“Sé tú esa persona que necesitabas cuando eras joven.” – Ayesha Siddiqi

La salud mental no tiene edad, ni género, ni pertenece a una generación.  Afecta a cada uno de nosotros de manera diferente.  Sin embargo, es territorio no explorado para las mentes jóvenes, así que es nuestra responsabilidad ayudar a nuestra juventud a sortear algunas tormentas.  Nuestras propias experiencias pueden ser de gran ayuda en el apoyo de los niños y adolescentes que son importantes para nosotros.

No estás solo

 

Mental Health Matters to Generation Z: Help

Cuando la Federación Mundial para la Salud Mental eligió el tema para el día de este año destinado a crear consciencia, se enfocaron en la salud mental de los jóvenes en nuestro mundo en constante cambio. Nuestra sociedad está en constante evolución, para bien o para mal. Con el aumento de la tecnología y las redes sociales, nuestra vida está abierta al escrutinio, y nuestros jóvenes lidian con el riesgo del ciberacoso cada vez que su teléfono suena.

Según la Alianza Nacional para la Salud Mental, uno de cada cinco adultos y jóvenes en Estados Unidos padece una enfermedad mental. Traslade esta estadística a su cubículo en el trabajo, a los pupitres que están alrededor suyo en la escuela, a su equipo deportivo o a los miembros de su familia.  Con estadísticas como ésta, si no ha luchado con sus propios problemas mentales, por lo menos conoce a unas cuantas personas que sí han luchado.

 

Mental Health Matters to Generation Z: Signs

Señales de una mala salud mental:

  • Altibajos extremos
  • Retiro/aislamiento social
  • Preocupación y ansiedad en exceso
  • Fatiga
  • Confusión de pensamientos
  • Cambios en hábitos alimenticios o de sueño
  • Dificultad para concentrarse
  • Tristeza o enojo prolongados

Si usted está luchando contra la mala salud mental, sepa que no está solo.  Si se siente sin esperanza, abrumado, exhausto, vacío o derrotado, sepa que hay alguien en su vida que lo entiende.  Trate de recurrir a alguien en quien confíe: un amigo, un colega, un profesor o un miembro de su familia.

No necesita tener todo claro cuando hable con ellos.  Simplemente compártales lo que siente, cómo está luchando.  Al compartir lo que da vueltas en su cabeza, no está pidiendo lástima, dando muestras de debilidad ni admitiendo que está derrotado.  Si bien hablar de su batalla con la salud mental no acallará todo automáticamente, sí ayudará a que las otras personas que forman parte de su vida carguen el peso junto con usted.

Si usted nota que su hijo, su hija o su amigo ha perdido el interés en algo que antes amaba, o si se está aislando, hable con él.  Con frecuencia, cuando están en medio de una espiral por su salud mental, pueden llegar a sentir que su lucha no es lo suficientemente importante como para compartirla con alguien.  El miedo a sentir que son una carga puede hacer que se mantengan callados detrás de emociones enmascaradas.  Nadie es una carga, así que no dude en hablar si sospecha que algo está mal.

Se necesita ser un amigo genuino, que se dé el tiempo de ponerse en contacto una y otra vez, para que alguien finalmente acepte ayuda.  Las batallas relacionadas con la salud mental pueden ser atemorizantes porque requieren un nivel serio de entendimiento para comprender.  Sin embargo, vale la pena enfrentarlas si salvan la vida de alguien.

Durante años, les he enseñado danza a niños maravillosos.  Algunas noches pasamos tiempo extra practicando giros en foutétte, mientras que otras simplemente hacemos estiramientos en el piso del estudio de danza y hablamos de su vida.  A quienes les hablo es a esos chicos de entre 13 y 18 años (Generación Z) porque vívidamente recuerdo cuando yo tenía su edad.  Cuando era adolescente, luché contra la depresión y la ansiedad social.  Lloré la pérdida de seres queridos, y vi a la gente que yo quería luchar contra el abuso de sustancias y las autolesiones.  Ahora, años después, he aprendido algunas técnicas importantes para sanar mi salud mental y combatir mi depresión y ansiedad. Lo más importante es esto: el fortalecimiento de la salud mental requiere una práctica cotidiana, paciencia, y la disposición de abrirse para hablar y escuchar, tanto a los demás como a usted mismo

Háblelo

Mental Health Matters to Generation Z: Chat

Si está luchando, tal vez pueda empezar por decir:

  • Me siento vacío
  • Simplemente estoy muy cansado
  • Me pongo muy nervioso
  • No puedo concentrarme
  • Hay tanta tristeza
  • Me colapso emocionalmente muy rápido y me enojo
  • Estoy de buen ánimo, y un minuto después, me siento desanimado

Si usted está escuchando, trate de responder así:

  • Quiero apoyarte
  • Estoy aquí para apoyarte
  • ¿Cómo puedo facilitarte las cosas?
  • No pasa nada si te sientes así
  • No estás loco
  • Vales muchísimo
  • Vamos a salir juntos de esto
  • ¿Puedes detectar qué es lo que te está afectando?
  • ¿Puedes controlar esto?

Hay ayuda

Mental Health Matters to Generation Z: There is help

Sin una mente sana, el resto del cuerpo no puede estar verdaderamente sano. Los problemas de salud con frecuencia son un síntoma de lucha contra una enfermedad mental, por ejemplo la fatiga, la falta de sueño, aumento o pérdida de peso, cambios en el apetito, y más.  No tiene que diagnosticársele una enfermedad mental para darle prioridad a su salud mental.

Es importante que entre en contacto con su mente a lo largo del día, especialmente en este mundo acelerado en el que lo que cuentan son los resultados.  Es fácil distraerse durante el día por el trabajo, chismes, sucesos presentes, luchas familiares, plazos, problemas relacionales o estrés escolar.  En ocasiones es más fácil mantenernos distraídos que hacer una pausa y ver de qué manera nuestro entorno afecta nuestro interior.

Tal vez usted está estresado por el plazo para el cumplimiento de un enorme proyecto en la escuela o en el trabajo.  Tal vez usted no se puede concentrar en sus tareas sin repasar la conversación que tuvo anoche con un amigo o familiar, y desearía no estar enojado todavía.  Tal vez está ansioso por iniciar en su nueva escuela, en su nuevo trabajo o por mudarse.

No pasa nada si se siente abrumado.  Deténgase por un minuto para relajarse, note qué es lo que está desencadenando sus emociones y patrones de pensamiento, y trate de reajustarlos.

Cuando se sienta abrumado:

  • Inhale profundamente… y luego exhale
  • Medite para recuperar la atención
  • Tome el sol durante 10 minutos
  • Escriba libremente o lleve un diario
  • Diga “no”, está bien ponerse en primer lugar
  • Haga senderismo, yoga, natación o trote
  • Confíe en alguien
  • Cambien su entorno
  • Haga una lista de sus pensamientos o de sus tareas, comience de a poco
  • Tome un baño caliente
  • Salga a tomar un descanso

Si usted o alguien en su vida está luchando con su salud mental, tal vez necesite la ayuda de un experto.  Los orientadores, los terapeutas y los médicos tienen años de educación y están dedicados al apoyo de nuestro bienestar.  Puede sentirse avergonzado o cohibido por el hecho de necesitar ayuda profesional, pero no preste oídos a esos pensamientos negativos.  Está bien necesitar serotonina, está bien probar la melatonina para el insomnio, está bien hablar con alguien acerca de su vida para recibir una opinión externa.  Está bien necesitar ayuda.

Hay muchos orientadores en las escuelas, grupos locales de salud mental y médicos pacientes que pueden ayudarle a decidir cómo recuperarse.  Todos los días, cuando caigo en depresión o cuando se dispara mi ansiedad, recurro a técnicas y visualizaciones que aprendí durante sesiones de terapia. Tener tácticas para combatir mi enfermedad mental es lo que me ha ayudado a estar aquí para contar mi historia.

Busque esperanza

 

You have an important story to tell.

Usted tiene una historia importante que contar.

 

Usted puede superar esto.

 

Usted está aquí por una razón.

 

Usted importa.

 

Su situación puede parecer interminable, pero la lucha vale la pena.  Existen recursos y personas a los que puede recurrir para obtener orientación, para ser escuchado y para ayudarlo a salir adelante.  Comience a hablar con amor, honestidad y con una mente abierta para priorizar su salud mental justo como lo hace con su salud física.

No importa si apenas está descubriendo que necesita reenfocarse en su salud mental, si está luchando con detonantes situacionales, o si desde hace años lo diagnosticaron; su salud mental es vital.  Tal vez un día, hablar abierta y francamente acerca de nuestra lucha por la salud mental sea tan fácil como decir “el día de hoy estoy luchando, así que por favor ten paciencia conmigo”.

Mientras más abramos la conversación acerca de nuestras luchas con la salud mental, más fácil será darnos apoyo mutuo.

Si usted o alguien a quien conoce está luchando con su salud mental, échele un vistazo a estos recursos:

 

To Write Love On Her Arms (Escribir amor en sus brazos)

National Alliance on Mental Health (Alianza Nacional para la Salud Mental)

The Trevor Project (Proyecto Trevor)

Movement for Global Mental Health (Movimiento para la Salud Mental Global)

Society for Adolescent Health and Medicine (Sociedad para la Salud y Medicina Adolescente)

This post is also available in: Inglés Francés Chino simplificado

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *