Mi madre y su huerto

El intenso olor a tierra mojada, las vides espinosas en mis deditos, el ir y venir entre fila tras fila de brotes verdes que buscan el sol del verano. Esos son algunos de mis primeros recuerdos: y todo porque mi madre nos crió, a mis hermanos y a mí, ahí, en el huerto familiar.

Conforme yo crecía, crecía el huerto. Ella plantaba y podaba muchos árboles frutales y arbustos de frambuesas y moras ácidas que te manchaban los dedos por más que te los lamieras. Cuando el verano llegaba a su fin, llenaba cajas de cartón mohosas con todo lo que necesitaba para hacer tandas de salsa fresca para espagueti, mermelada de frambuesa, jarabe de durazno, pay de fresa y ruibarbo, ajos en conserva condimentados y muchas cosas más.

Con mucha frecuencia, mi mamá sacaba zanahorias de la tierra y me las daba para que me las comiera. Claro que me las comía y me gustaban, pero nada que ver con una barra de Snickers o un Twinkie. De todas formas, ella era persistente y seguía preparando la comida con muchas frutas y verduras frescas. Y mi organismo no pudo resistirlo: con el tiempo, me llegó a gustar comer verduras, sobre todo tomates.

El estilo de la madre

Muchas de ustedes son madres, o piensan serlo, y tal vez todos los días se pregunten cómo se puede balancear la tarea de criar una familia y también cuidar de uno mismo. Ahora que soy adulta, he empezado a darme cuenta de lo retador y estresante que fue para mi madre criar a cuatro hijos, cuidar su enorme huerto y mantenerse saludable.

Y no era la única que batallaba feliz siendo mamá. Para todas las madres representa un enorme desafío, muchas responsabilidades y paciencia a toda prueba. No es nada más un trabajo o pasatiempo después del cual, todos los días, uno vuelve a casa y tiene libre el fin de semana. Es un estilo de vida, una forma de vida, que no siempre respeta la salud y el bienestar.

En una encuesta limitada se observó que 43 por ciento de las nuevas mamás solo duermen unas 5.5 horas al día, y que aproximadamente 62 por ciento de las mujeres menores de 50 que dieron a luz el año anterior también forman parte de la fuerza laboral.

En otro estudio se demostró que 8 de cada 10 mamás describían el hecho de serlo como “agotador… pero divertido”, y que muchas “millenials” que son madres sienten que la crianza de los hijos es cada vez más competitiva. Tal vez por el crecimiento de las redes sociales, 3 de cada 4 aceptó que es importante tratar de ser la mamá “perfecta”

Por si fuera poco, son también las madres las que suelen tomar las decisiones en lo que a la salud de la familia se refiere. Si bien los tiempos están cambiando, siguen siendo principalmente ellas quienes hacen la compra de los alimentos y preparan la comida para la familia.

Cuide de sí misma y siga adelante

Parece evidente que si usted es mamá, entonces no solo trabaja más que la mayoría, sino que se merece un descanso más que la mayoría. Incluso con niños corriendo por la casa, su salud sigue siento importante. Después de todo, ¿cómo va a poder cuidar de quien más le importa si no cuida de sí misma?

A continuación, algunas ideas sobre cómo las mamás han podido cuidar de ellas mismas:

  • Reunirse con amigas o planear una salida de mamás. Muchas mamás batallan porque se sienten aisladas, así que reúnase con sus amigas por el gusto de platicar y pasar un buen rato. Tal vez lo másconveniente sea organizarse para que alguien cuide de sus pequeños, así podrá salir de casa un rato e ir a algún lugar divertido y relajante. Si no puede, entonces invite a sus amigas. ¿A quién le importa que la casa esté tirada y que sus hijos sean latosos? Ustedes podrán platicar y reírse, además de darse cuenta de que no están solas.
  • Tomar una clase una vez a la semana. Tal vez quiera hacer yoga o participar en una sesión de spinning, o por fin, tomar clases de pintura. Lo que importa es seguir aprendiendo y no olvidarse de los objetivos personales. Si puede, organícese para asistir a una clase semanal; podrá conocer a nuevos amigos, hacer cosas novedosas y mantener ocupados el cuerpo y la mente.
  • Disfrutar de las pequeñas cosas. Esas pequeñas cosas que nos recuerdan disfrutar y estar tranquilas pueden ayudar mucho. Tal vez quiera terminar el día con una taza de té caliente o leyendo un libro. O quizá disfrute una breve caminata o sentarse en la terraza. Identifique esas pequeñas cosas que la hacen sonreír y hágase un tiempo para disfrutarlas todos los días.
  • Mostrar agradecimiento. Es oficial: ser agradecida realmente puede hacerla una persona más feliz. Así, en lugar de pensar en lo que no tiene, dese tiempo para reflexionar sobre lo bueno que tiene frente a usted. En este mismo momento, haga una lista de cinco cosas que tiene que agradecer, y luego, agregue cinco cosas más a la lista todos los días. Pronto tendrá 100 razones para sonreír y mantener la cabeza en alto.
  • Pedir ayuda. Puede ser difícil, a nadie le gusta sentir que ha fracasado. En ocasiones, pedir ayuda puede hacernos sentir que nos rendimos, pero, la verdad, probablemente haya muchas personas en su vida a las que les encantaría ayudarle. Pida apoyo a familiares, amigos, organizaciones comunitarias, incluso a compañeros de trabajo. Tal vez con ayuda pueda organizarse para salir con amigas o algún ser querido y tomarse un refrescante descanso.
  • Preocuparse por su salud. Ser madre es mental y físicamente demandante. Usted debe darse tiempo todos los días para cuidar de su salud. Una rutina vespertina relaja a cualquiera, y tal vez así pueda dormirse más temprano. No se salte comidas y trate de comer lo más saludablemente posible. Aún estando agotada, asegúrese de ejercitarse un rato todos los días. También los suplementos alimenticios pueden ayudar a llenar esos huecos entre lo que el organismo necesita y lo que usted le ofrece porque está siempre muy ocupada.

Cómo crear un legado de salud

La semana pasada, mi esposo y yo empezamos a cavar y sembrar nuestro propio huerto. Falta mucho por hacer, pero valdrá la pena. Realmente queremos hacer nuestra propia salsa para espagueti. Si, de niña, mi madre no me hubiera rodeado de frutas y verduras frescas, dudo de que dedicáramos tanto tiempo y esfuerzo a cultivarlas nosotros mismos. Estoy ansiosa por que mis hijos le den la primera mordida a un tomate jugoso y ácido, cultivado en el mismo huerto en el que juegan.

Así de simple. Mi madre me transmitió sus hábitos saludables y yo espero transmitirlos a mis hijos. Así se cierra el círculo de la salud, y todo empieza con el ejemplo de una madre.

USANA ofrece diversos suplementos de primera calidad que pueden ayudarle a construir su legado de salud y bienestar. Prenatal CellSentials™ es una forma excelente de que las futuras madres reciban los nutrientes vitales que necesitan. Body Rox™ y Usanimals™ son perfectos para ayudar a sus adolescentes y sus pequeños a recibir las vitaminas y minerales que necesitan para crecer y desarrollarse saludablemente.*

“La mano que mece la cuna es la mano que rige al mundo”. William Ross Wallace

* Estas declaraciones no han sido evaluadas por la Administración de Fármacos y Alimentos. Este producto no tiene como fin diagnosticar, tratar, curar ni prevenir enfermedad alguna.

This post is also available in: Spanish

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.